Relatos/Short Stories

La caída del universo

Siempre me ha interesado el universo. Repleto de misteriosos mundos, muchos tan inverosímiles como la sobriedad de un borracho en un control de alcoholemia. Es asombroso lo poco que sabemos y lo poco que le interesa a la gente este tema. Hace poco empecé a ver documentales sobre el espacio, cosa que nunca había hecho, creo que por pura ignorancia. También hace unos meses me compré un telescopio, el mejor que mi sueldo de mecánico me permitió. ¡Es impresionante! Todo empezó con comprar una revista, típica revista sobre ciencia, historia y demás cosas, no sentía gran interés por nada de lo que la portada mostraba, pero no se como, acabé comprándola. Llevaba un DVD sobre el universo que al verlo me hizo abrir los ojos. Empecé a buscar más información por internet, revistas, documentales, todo lo que está al alcance de los ordinarios como yo. Leí sobre las teorías que muchos astro-físicos tienen sobre la formación del espacio, la relatividad del tiempo, la famosa teoría de cuerdas, los agujeros negros y los agujeros de gusanos, y muchas más. Todo resultaba interesante, pero como toda mente cerrada a enseñanzas y creencias no me creí nada de eso. Sí, estaban allí y eran muy bonitas e interesantes, pero mi fe en ellas era la misma que no sentía por el Dios Todopoderoso. No me tachéis de ateo o agnóstico, simplemente no creo que haya nada más que lo que vemos delante de nuestros ojos. Prefiero vivir sin creer, que creer y vivir con miedo.

Resulta que mi novia no estaba tan interesada en todo esto del espacio, que le vamos a hacer, a mi tampoco me gustaba pasarme el día entero metido en tiendas de ropa, pero estamos hechos el uno para el otro y con un poco de paciencia todo sale adelante. La cuestión es que un día mientras trabajaba recibí una llamada de mi novia, bueno ahora se le podría llamar ex-novia, y me propuso quedar al salir del trabajo para ir a cenar solitos y pasar una noche apasionada en algún hotel, ya que por entonces vivíamos en casa de sus padres, y ya sabeís lo que dicen de las suegras y de las miradas de los suegros. Todo sonaba de maravilla, muy romántico, y todo parecía esplendido si no hubiera sido por que el local donde me llevó a cenar resultó ser un antro de comida rápida repleto de carnívoros babosos que tenían un romance con el costillar de cerdo bañado en una salsa apestosa, acompañado de nachos y guacamole o lo que quiera que fuera eso. Fue la noche más extraña de mi vida y aún no sé que creer al respecto, pero os lo contaré tal como lo recuerdo. Estábamos cenando, ella una hamburguesa tamaño elefante, receta tradicional para los enfermos de miocardio, y yo una ensalada que parecía un revoltijo de aceites y grasas con un hoja de lechuga. Mientras comía pensé “bueno no pasa nada la siguiente vez ya decidiré yo el sitio”, así que me intenté acomodar y empezamos a hablar. Llevábamos un rato hablando cuando de repente sucedió la cosa más inverosímil, extraña y difícil de explicar que le pueda pasar a uno en toda su vida.

Pero antes vayamos por partes. La teoría de cuerdas es quizás muy compleja para entender, yo tampoco la entiendo, pero dice que el universo está creado por once dimensiones y que al mismo tiempo podemos vivir en dimensiones distintas y sin darnos cuenta de ello y que todas las partículas diminutas son cuerdas cuyas oscilaciones forman el universo tal como lo conocemos. ¿Acojona a qué si? Pues bien luego está la teoría de los agujeros de gusano que supuestamente son una puerta hacia otra dimensión. También está la idea de los saltos en el espacio-tiempo. ¡Qué locura!

Volviendo a mi historia. Bien lo que me pasó aquella noche es difícil de explicar, pero quizás tiene algo que ver con lo que acabo de explicar. Estábamos hablando tranquilamente cuando de repente la imagen tranquila y complaciente de mi novia sonriendo desapareció y apareció ante mi una cara llena de odio y frustración. No me dio tiempo para reaccionar cuando lo siguiente que vi fue el puño de mi novia acercándose con la velocidad de la luz hacia mi rostro. Aun sentía los nudillos de su puño apretado en mi ojo, que empezaba a hincharse, cuando otra vez pasó. Vi a mi novia de pie a punto de pegarme la bofetada más grande de la historia, que me hizo ver las estrellas en su pleno esplendor. Pero las cosas no acabaron allí. Otro movimiento y la imagen cambio súbitamente. Ahora me encontraba colgando por el cuello de la camisa en la mano de un grandullón calvo, que según recuerdo era el gorila de aquel antro, que me tiró en medio de la calle de una patada. Estaba confuso, no sabía que demonios me estaba ocurriendo. Había recibido una media paliza en cuestión de segundos y sin saber bien por qué. Pero tal como dice una de las leyes de Murphy “Todo empeorara a elevadas presiones” y las cosas no pararon. Mientras me intentaba levantar del suelo, con un ojo en estado púrpura violeta y una de las mejillas maquillada con una forma de mano bien abierta de color del persimón, volvió a pasar. Cuando levanté la cabeza estaba en casa y una maleta grande yacía a mis pies. Mi novia estaba empaquetando, lo que con el ojo que aún podía ver, resultaban ser mis camisas y mis pantalones. Le dije:” ¿Pero qué haces? ¿ Maldita sea se puede saber que ha pasado antes en el restaurante?”. Su respuesta fue un poco ambigua: “ ¡Mira maldito desgraciado arrogante, esa es tu maleta y te vas a largar de mi casa! ¡ Ves a que te oscile la cuerda la zorra esa de la asociación de astrónomos, cerdo repugnante!”. No tuve tiempo de contestar, ni siquiera de asumir la respuesta contundente que me había dado, que volvió a pasar de nuevo. Me encontraba en mi porche con un hombre que me molía a palos. Ver no pude verle pero por la voz deduje que era el hermano de mi novia, un macho vigorexico obsesionado con el gimnasio y su cuerpo, que me había dejado planchado en el suelo y con la cara toda hinchada.

Hace poco días que vuelvo a ver. Por lo visto el ultimo salto, según confirmaban mis oídos, la única parte de mi cuerpo que no había sido apaleada, me encontraba en el hospital donde los médicos me intentaban volver a encajar. Ya no me ha vuelto a pasar desde hace semanas y espero que no vuelva a pasarme nunca más. Aun así creo saber la respuesta a lo que la paliza se refiere, respecto a lo otro no lo tengo muy claro pero debo reconocer que me infunde un poco de miedo.

Os contaré a lo que vino todo aquello. Como todo aficionado a la astronomía me asocié a una asociación astronómica, donde todos los motivados del universo se juntan para hacer observaciones, hablar sobre teorías, etc.. En una de las veces que salí con ellos conocí a una chica. Yo pensaba que la mayoría de los socios eran hombres, tal como había visto hasta aquel momento. La mujer era principiante y no tenía mucha idea de cómo hacer funcionar su telescopio. Vi que iba un poco perdida y también vi como los otros pasaban directamente de ella. Así que decidí echarle una mano como buen compañero de hazañas astronómicas y le enseñé todo lo que sabía sobre el uso de los telescopios. Como se pueden imaginar una cosa llevó a la otra y entre que me resultaba grata su presencia y que también me sentía acogido por el hecho de compartir los mismos gustos, cosa que mi novia no me demostraba, tuvimos una relación. No me explico muy bien como se enteró mi ex aquella noche y tampoco entiendo muy bien todos los sucesos, pero tengo una teoría. Creo que fueron las malditas teorías astronómicas: saltos en el tiempo combinados con otras, algo que resultó en una paliza como Dios manda. Supongo que de alguna manera di saltos en el tiempo y que de algún modo yo hablé más de la cuenta y así las cosas se agravaron por momentos, bueno más bien por milésimas de segundos. También he pensado que podría haber sido la mano de Dios, que me ha castigado por mi indiferencia hacia Él, pero nunca lo sabré. Aquella noche sentí toda la fuerza física del cosmos descargándose sobre mi cuerpo con todos sus Newtons y demás unidades de medida.

La cuestión es que mi novia me dejó y la chica que conocí en la asociación se mudó a otra ciudad, para rematar la faena. En cuanto a mí, ahora me intento recuperar e intento respetar las teorías del universo y no menospreciarlas, al igual que con mi fe en el Todopoderoso. Cada noche rezo un padre nuestro antes de irme a dormir, no vaya ser que mi indiferencia mosquee a mi Señor y desate su furia mezclada con el peso de la materia oscura sobre mí otra vez. Así que ahora creo y vivo con miedo. Amén!

 

6 pensamientos en “La caída del universo

  1. Wow!!! Que decir… Impresionante, te dejo mejor un comentario porque no me veo capaz de darle al botón “Me gusta”, . Sin querer entrar a valorar aspectos personales, me parece muy fuerte que alguien propine una paliza a una persona por una infidelidad. No estoy de acuerdo con las infidelidades, soy de la teoría de “no hagas lo que no quieras que te hagan” y por eso tampoco estoy de acuerdo con los malos tratos, creo que hay otras maneras de llevar las cosas. Lo que me lleva a pensar que si el caso fuese sido al revés, ahora mismo tendrías como mínimo una denuncia.
    En fin, como está el patio. Mejórate y cuídate.
    Saludos.

    • Me alegro de que te haya gustado el relato. Bueno lo de la paliza es para darle emoción a la historia, intento ser bastante sarcástico. Estoy de acuerdo contigo, yo tampoco haría nada similar, pero bueno el mundo es grande y no todos pensamos igual. Gracias por pasarte🙂

      • Ah! Entonces es un relato? No te ha ocurrido a tí, es inventado? Disculpa, pero a estas alturas de la noche no distingo la realidad de la ficción.🙂

      • Jaja, si es inventando, ya decía yo, se me hacía raro que me dijeras que me mejorara🙂 No no, yo no soy ni infiel ni tampoco me metería en estos problemas🙂 Eso si, me gusta la astronomía jeje

  2. Anda!! pues puedo decir que me lo he tragado😦
    Ya digo yo que a estas horas mejor no mirar internet, que luego pasa lo que pasa.

    • Jeje, tranqui que es normal, lo he escrito de manera muy personal, pero lo único que tengo en común con el personaje es el hobby por la astronomía🙂

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s