Uncategorized

Viaje en Globo

Desprenderse de la Tierra y volar como los pájaros ha sido siempre una fantasía para el ser humano. Había cierto embrujo en conseguir aquella tarea tan renegada para nosotros y que las aves podían cumplir sin meros esfuerzos. Como ya pueden saber el intento de volar y despegar del suelo se ha hecho posible por medio de muchos artilugios a lo largo de nuestra historia, y el globo aerostático es uno de ellos.

Los principios de la termodinámica que hacen que el globo se eleve se descubrieron por vez primera en el mundo occidental en el año 1709 a través del sacerdote Bartolomeu de Gusmão, quien demostró que un globo lleno de aire caliente tendía a ascender debido a que el aire caliente es menos denso que el frío, debido al movimiento cinético de las moléculas. Este concepto ya era conocido antes del siglo XVII, de hecho en el Imperio Chino los farolillos voladores que se usaban en diversas festividades se elevaban gracias al mismo concepto: un globo, en este caso de papel de tamaño reducido, en el que se introducía una vela que calentaba el aire frío, al calentar el aire las moléculas empiezan a desplazarse lo que significa que el espacio de movimiento se expande, por lo tanto el aire se dilata, para así decirlo, ocupando más espacio.

El hecho de poder hacer ascender y despegar del suelo un artefacto que se regía por unos principios tan básicos, despertó la curiosidad del ser humano y su imaginación para así poder llevar a cabo investigaciones acerca de como poder usar el mismo método para llegar a los cielos.

En 1782 los hermanos Montgolfier observan por casualidad que el aire caliente es más liviano que el frío, lo que los lleva a imaginar un globo lo suficientemente grande como para llevar a una persona a lo alto del cielo. Después de varios experimentos en el año 1783 los hermanos Montgolfier llevan a cabo un nuevo experimento en el que el aerostático despegaba del suelo elevando consigo a una oveja, una gallina y un pato.

El primer individuo que experimentó la sensación de volar en un aerostático fue el francés Jean-Fronçois Pilâtre, profesor de química y física.

80 años más tarde en Francia también, nace la historia Cinco Semanas en Globo de la mano del escritor que años después llegaría a ser el padre del género literario de ciencia ficción, Julio Verne.

La ruta de Samuel Ferguson por África

El escritor relata en su novela las aventuras fantásticas de un explorador inglés llamado Samuel Ferguson, quien junto a su criado Joe y su amigo Dick Kennedy decide explorar el continente africano viajando en un globo aerostático. La novela está llena de emociones, descubrimientos de sitios y lugares vírgenes para los ojos del lector que con la gran destreza de Verne puede imaginarse sin problemas. Samuel Ferguson vive experiencias magníficas y emocionantes, lo que convierte la historia de Verne en un trabajo excelente.

Aparte de las grandes aventuras de Ferguson, la obra incluye otros aspectos que intrigan al lector. Julio Verne siempre sintió un gran interés por la ciencia, y junto con su gran imaginación el escritor inventó un nuevo género que en el siglo XX ganaría muchos más aficionados.

La obra de Verne ha inspirado a muchos, uno de ellos siendo Josep Maria Lladó ingeniero en aeronáutica. En 1978 Josep Maria Lladó junto con dos amigos Joan Comellas y Jaume Llansana, emprende la idea de formar una empresa dedicada a la creación de globos aerostáticos. El motivo de la creación de la empresa no fue otro que emprender la misma aventura que el personaje de Verne. En 1980 el globo despega del suelo llevando consigo a los tres amigos en una aventura que iba a durar once meses y que iba a cruzar 40 países del continente africano. Al finalizar el viaje el grupo crea la empresa Ultramagic S.A dedicada a la creación de aerostáticos para diferentes fines.

Los aerostáticos modernos funcionan de manera diferente. Anteriormente el globo se llenaba de aire caliente y se cerraba para así mantenerlo  dentro, ya que sin el dicho aire el artefacto no despegaría. Hoy día el globo no es cerrado completamente, sino que en la parte inferior se halla una pequeña apertura por donde el aire caliente es propulsado por unos quemadores que calientan el aire constantemente y que se pueden manipular fácilmente para ascender o descender de forma sencilla.

Un viaje en globo es una experiencia asombrosa que no tiene precio… bueno, si y ronda los 170 euros por persona. Hay muchas empresas que se dedican a los viajes en aerostáticos, solo hace falta googlear un poco y listo. Así que ya saben, si sienten el deseo de sobrevolar y vivir las mismas emociones que Samuel Ferguson, aunque sea durante una hora y sin salir de su país, puede hacerlo.

Referencias

http://es.wikipedia.org/wiki/Cinco_semanas_en_globo

http://es.wikipedia.org/wiki/Globo_aerost%C3%A1tico

http://ideasregalosoriginales.blogspot.com.es/2011/07/farolillos-voladores-para-vuestras.html

http://es.wikipedia.org/wiki/Jean-Fran%C3%A7ois_Pil%C3%A2tre_de_Rozier

http://es.wikipedia.org/wiki/Ultramagic

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s