Reseñas/Reviews

Egidio el granjero de Ham

Farmer_Giles_of_Ham

 

Buscando en la biblioteca obras de Tolkien, me topé con esta Aegidius Ahenobarbus Julius Agricola de Hammo, más conocida por el título de Egidio, el granjero de Ham. La obra es una novela corta que Tolkien escribió mientras daba vida a la famosa trilogía del Señor de los anillos y al decir verdad tiene poco que ver con la historia de Frodo y compañía.

Todo empieza en Ham, un pequeño pueblo situado en el Reino Medio, donde vive Egidio, un granjero simple que dedica su tiempo a los quehaceres de su granja. Su fiel compañero Garm, un perro muy curioso y cobarde, le acompaña siempre a todas partes. Un día lejos de Ham, uno de los antiguos gigantes, que cada vez escaseaban más, se aventura a salir de su territorio para dar un “pequeño” paseo, paseo que hace que se pierda y que llegue a la granja de Egidio, pero no antes de provocar grandes destrozos, sin querer claro está, en los pueblos vecinos a Ham.

Aquella noche mientras Garm vagabundeaba a escondidas por el campo escucha a lo lejos estruendos provocados por las pisadas del gigante, se acerca y descubre al gigante que se acercaba lentamente hacia la granja. El pobre perro corre a despertar a su amo y este con pocas ganas pero con cierto miedo a que el gigante destrozara sus tierras, desempolva su viejo trabuco, lo carga con todo lo que tiene a mano y sale a esperar a la criatura. Cuando este asoma la cabeza por detrás de la colina Egidio dispara del susto su trabuco cargado de chatarra justo en la cara del gigante, que se asusta y sale corriendo de vuelta por donde vino pensándose que aquel lugar estaba lleno de insectos, y más vale prevenir que curar. Después de la hazaña el rey mismo recompensa a Egidio con una carta y una espada de regalo.

El gigante cuenta su aventura por aquellas tierras, y como las noticias vuelan, llega a los oídos de los dragones el rumor de que en algún lugar hay comida de sobre y sin vigilar, fácil de conseguir. Como el invierno aprieta, y con él el hambre también, uno de los dragones se aventura a salir de su guarida en busca de alimentos y así poco a poco se acerca a Ham, devorando y destrozando de camino todo lo que le sale en el paso.

Garm en una de sus escapadas nocturnas se topa con el dragón, y corre de vuelta a casa a decirle a su amo lo que había visto. A partir de aquí todo se complica para el granjero, quien tiene que mantener su reputación. Con la noticia de los destrozos del dragón el rey acude a Egidio, ya que este era ahora un héroe de renombre que luchaba contra gigantes, para encargarse del molesto asunto del dragón. Pero claro, la suerte estuvo una vez de su parte y ahuyentó a un gigante, pero dar caza a un dragón era algo ligeramente preocupante y diferente para Egidio, que no disponía siquiera de una armadura como los caballeros de la corte.

Después de muchas idas y vueltas el herrero y el pueblo entero preparan a Egidio para el encuentro con la criatura. Mientras tanto el párroco descubre que la espada que el rey le regaló a Egidio no es otra que la antigua y famosa Tajarrabos, una legendaria espada mata dragones mágica que se desenfunda sola y actúa sola en manos de un héroe cuando se halla en presencia de un dragón. Egidio no es ningún héroe, pero saber aquello le envalentonaba más aún y con un jubón hecho a toda prisa por el herrero y con Tajarrabos en la mano sale en busca del dragón.

Después de una búsqueda no muy larga, Egidio se encuentra con el dragón. Crisófilax, asi se llamaba el dragón que descendía de un linaje imperial, intenta comerse al granjero, pero con Tajarrabos en la mano la bestia no tiene ninguna posibilidad. La astucia del granjero le hace jugar con el dragón que también es una bestia muy charlatana, y al salir huyendo de Tajarrabos, el dragón acaba en Ham donde por miedo a morir promete a todo el pueblo darles oro a cambio de su vida. Y como el oro es el ojo del diablo para los humanos, todos los del pueblo le hicieron jurar que volvería en ocho días con el oro. La noticia llegó a la corte y el rey que tenía problemas de dinero, se presentó ante el granjero y esperó la llegada del dragón y todo el oro que iría a las arcas del reino, o sea su bolsillo. Pero el dragón no volvió.

A partir de aquí la historia se complica un poco, así que toca leerse el final.

Lo que nos presenta Tolkien en esta novela es una leyenda antigua acerca de la formación del Reino de las islas, con nombres antiguos de antes de la invasión vikinga y sajona. Nos relata unos hechos fantásticos a primera vista pero que tienen algo de verdad legendaria. No se puede pasar por alto el modo sarcástico de relatar las aventuras de Egidio que distan mucho de la seriedad con la que se nos introduce en la Tierra Media de Gandalf y Frodo. A cierto modo parece un simple cuento infantil pero no lo es, de hecho es algo que todos podemos leer. Cabe destacar el modo de describir los personajes, la conducta de cada uno ante los retos que tienen que afrontar; la descripción de como eran los caballeros es algo que deja por los suelos la reputación de estos ridiculizando el poder que puede traer las riquezas. De hecho Tolkien nos presenta a un simple granjero con cierta autoestima, autoestima que va en aumento conforme la reputación que este gana, lo que deja bastante clara la condición del ser humano de ser el reflejo de lo que otros ven en nosotros, por que claro está que nadie quiere defraudar a nadie bajo ninguna circunstancia. Tolkien juega con lo que siempre ha afectado al ser humano, su compleja simplicidad fingida, y es que en esta historia las apariencias no engañan… o sí…

Aquí les dejo una novela corta y amena, pero grande como el Hobbit, las 90 páginas se hacen cortas y uno se queda con ganas de leer más, pero es lo que hay.

Recomiendo su lectura, solo supondría un par de horas, nada del otro mundo. ¡Así que, a disfrutar!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s